Hostemur señala que las condiciones impuestas para la reapertura tras la tercera ola de la pandemia son tan incongruentes como inviables.

“Nos vuelven a pedir hacer de policías cuando no es nuestra labor. Primero que controláramos a nuestros clientes para que no consumieran los productos para llevar en el entorno y ahora que comprobemos que las personas que atendamos sean convivientes. Es una locura detrás de otra. Un poco de seriedad, por favor”, manifiesta el presidente de Hostemur, Jesús Jiménez, ante la última normativa aparecida en el BORM que afecta a la reapertura exterior del sector.

 

Los hosteleros señalan que la sociedad -e incluso ya los jueces- es plenamente consciente de que su sector no es el problema, ni el origen de los contagios. “Aun así, se nos sigue criminalizando. Y lo que es peor: se nos quiere interponer una vez más una labor de control que incluso no sabemos si es legal por temas tan básicos como la protección de datos”, señala Jiménez.

 

 

Muchos no abrirán

De hecho, según le consta a la patronal con estas condiciones muchos establecimientos no están dispuestos a abrir. “Así no se puede trabajar. Sin ayudas, con la soga al cuello y la lupa de las autoridades en el cogote. Es la gota que colma un vaso que han llenado de incongruencias”, se lamentan desde la patronal.

 

Un sector que ante todo quiere trabajar, pero que no lo hará a cualquier precio, ni de cualquier manera. Porque los profesionales plantean que las condiciones de trabajo impuestas a la hostelería ni son eficaces –“los contagios siguieron creciendo incluso con el sector cerrado”– ni viables para los negocios: con el 75% de las terrazas, en mesas de dos personas o mesas solo para convivientes y hasta las 20 horas. “Eso es no abrirnos, es condenarnos a la ruina más absoluta”, afirman.

 

 

Por un comité serio y riguroso

La patronal sigue reclamando un comité técnico serio y riguroso para controlar la pandemia en la Región de Murcia, a la altura de otras comunidades. Y para ello se remiten a los propios datos de la Consejería de Salud. Del 11 al 17 de enero en la Región de Murcia se registraron 752 brotes con un total de 6.780 casos positivos de Covid-19. Unos datos que establecían que solo 18 brotes fueron en “Establecimientos de restauración/local de ocio”, la mitad de los 38 brotes generados en el ámbito laboral. “¿Con esos datos es razonable cerrar la hostelería? Pues parece que la respuesta para el comité técnico es que sí”, se queja el presidente de Hostemur.

 

Y de ejemplo los hosteleros murcianos vuelven a poner a la Comunidad de Madrid, donde con decisiones bastante menos restrictivas se están obteniendo resultados sanitarios similares, sin alcanzar tanto daño económico. “Lo único que nos pasa por la cabeza es que se esté buscando eliminar de una vez por todas el sector turístico hostelero. Si es así, lo están haciendo de 10”, apuntan desde Hostemur.