“No están mirando por el bien de los 53.000 trabajadores y de las 8.000 empresas del sector de la hostelería”. Así se expresan la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo (HOSTEMUR) y la Asociación de Empresarios de Hostelería y Alojamientos Turísticos de Cartagena y su Comarca (HOSTECAR), que se muestran “asombrados y sorprendidos” ante la negativa sindical de llegar a acuerdos reales sobre las subidas salariales y las bajas por enfermedad común en la mesa de negociación del convenio colectivo de hostelería de la Región de Murcia. Un rechazo que está paralizando la aprobación de todo el texto, impidiendo actualizar la regulación en aspectos tan importantes como salarios, externalización, vacaciones y distribución de la jornada.

 

“Además, condenamos la actitud de los sindicatos al finalizar la manifestación celebrada el pasado viernes en Cartagena, cuyos representantes se mostraron impasibles cuando un representante sindical entró al hotel Alfonso XIII y difundió propaganda falsa e injuriosa sobre el director del hotel Juan Carlos García, presidente de la Asociación Regional de Hoteles y Alojamientos Turísticos”, lamentan desde la patronal

 

Toda esta situación –“además de la mezcla de medias verdades y mentiras que vienen utilizando los sindicatos en los medios de comunicación”– ha llevado a la patronal a detener las negociaciones sobre la renovación del convenio sectorial.

 

Dos puntos de conflicto

Durante estos encuentros la patronal ha cedido y mejorado mucho el texto en aspectos tan importantes como como la ultra actividad, la externalización, la formación, mejores primas en los seguros y la conciliación familiar. “Además, hemos realizado subidas salariales a cuenta de un 5,5% y en global hemos apostado por la actualización y la modernización de todo un texto anacrónico que data de principios de siglo y que cuenta con muchos aspectos totalmente desfasados que perjudican a todo el sector”, señalan los hosteleros.

 

Unas conversaciones que habían discurrido de manera productiva hasta que se llegó a dos puntos que estaban previstos actualizar: las subidas salariales y las bajas por enfermedad común. “Por un lado, los hosteleros no pueden afrontar con una viabilidad real la propuesta de los sindicatos de una subida de sueldos del 14% en tres años; y, por otro, para el sector es fundamental regular correctamente las bajas por enfermedad común, nunca las profesionales, porque detrás de muchas de ellas se esconde un serio problema de absentismo laboral”, explican desde la patronal, que no encontraron voluntad desde el lado sindical. “Nunca han querido salir de su inmovilismo en estos temas y ponerse de verdad a negociar, a acercar posturas, una actitud que nos decepciona enormemente porque el sentido de una negociación es llegar a acuerdos beneficiosos para todos”, apuntan.

 

Mentiras y presiones

Pero lo que más indigna a la patronal es el uso de “la mentira, la presión y la manipulación de datos para influir en la sociedad con información sesgada y segmentada”, generando una imagen pésima de un sector que es el motor de la Región y mantiene a más de 40.000 familias. “Por ejemplo, es totalmente falso que los empresarios quieran quitarles derechos fundamentales a los trabajadores o el 35% de su sueldo tal y como afirman en ruedas de prensa o comunicados.  Simplemente pedimos que en caso de enfermedad común se regule como lo marca el Estado para el resto de convenios”, explican y apuntan que un trabajador con una enfermedad grave o aquejado de un accidente laboral cobraría el 100% de su salario desde el primer día.

 

“Nuestra propuesta cubre enfermedades profesionales y graves, siempre al 100% y desde el primer día durante la vigencia del convenio, y para el resto lo que marca la ley”, apuntan desde la patronal, donde no entienden que los sindicatos les critiquen cuando el gobierno considera que con las coberturas de la Seguridad Social es suficiente y además el 95% de los convenios colectivos no lo recogen.

 

Otra de las mentiras que los hosteleros achacan a los sindicatos es que el convenio está paralizado desde y sin negociar desde el 2008. Esta afirmación es totalmente falsa, pues en 2016 se firmó en la ORCL, una subida salarial y una reactivación del texto cerrando así el periodo 2008-2016, empezando a partir de ese momento con una negociación activa que ronda ya las 25 reuniones. La utilización continuada de ese argumento deja entrever el fin real de los negociadores por la parte social, no disponen de argumentos reales para atacar a la patronal, pues la predisposición de la misma para mejorar las condiciones de los trabajadores ha quedado reflejada en cada una de las actas firmadas tras las reuniones.

 

 

Decepción

“Nuestra prioridad es la negociación y en ella hemos mostrado nuestra intención de llegar a acuerdos, lidiando con las continuas amenazas sindicales de ruptura y de huelgas, y a pesar de ello cediendo, una actitud que lamentablemente no hemos encontrado al otro lado”, se quejan desde la patronal. “Con este talante los representantes sindicales van a condenar al sector a muchos años sin subidas salariales ni mejora de las condiciones, amparados por un texto anacrónico”, auguran los hosteleros.

 

 

Movilizaciones sin apoyos

Las continuadas amenazas de movilizaciones y huelga y el mínimo seguimiento real de las mismas es un claro ejemplo del sentir del sector. Trabajadores que no se sienten representados y que ven como sus salarios continúan congelados por el enrocamiento de los sindicatos ante un artículo que -según sus propias palabras- no es tan importante para la parte social.

 

Desde Hostemur y Hostecar invitan a los sindicatos a retomar las negociaciones donde realmente han de tener lugar, que es en la mesa de negociación. Pero para ello ponen tres condiciones: que los sindicatos se retracten de las falsedades vertidas contra el Sr. García, que se disculpen y que cesen al representante de CCOO que difundió la información. “Derecho y respeto merecen todas las partes, tanto los trabajadores como los empresarios”, apuntan desde la patronal.

Deja un Comentario