Los 8.314 establecimientos hosteleros registrados en la Región de Murcia crearon el 3’9% de la riqueza regional durante 2018. Así lo certifica el Anuario de la Hostelería de España 2019, qua también ofrece otros datos muy significativos del sector: durante el pasado año creció un 0’6% y facturó 2.116 millones de euros. “Son números muy representativos, que demuestran el trabajo y el dinamismo de un colectivo empresarial muy productivo que en los malos y en los buenos tiempos es un motor económico que crea empleo y riqueza”, explica Jesús Jiménez, presidente de la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo (HOSTEMUR).

 

La mayor parte de los establecimientos hosteleros murcianos (95’3%) corresponden a la rama de restauración, que experimentó un crecimiento del 0’4% respecto a 2018, a pesar del descenso de los bares (-0’9%). Un área que dio empleo a 35.300 personas, unos datos que sufrieron una caída del 1’9% tras dos años de subida.

 

En una visión más general, desde 2010 el saldo de establecimientos hosteleros en la Región de Murcia es negativo debido al peso de los bares, que en 8 años han bajado un 7’2%. Por su parte, la rama de alojamientos aumentó un 5’1%. “En el horizonte inmediato, marcado por algunos nubarrones, pero con el acicate de la designación de Murcia como ‘Capital de la Gastronomía 2020’, tenemos el reto de consolidar el papel clave que tiene la hostelería en el desarrollo turístico”, señala Jiménez.

 

 

Crecimiento nacional

En el panorama nacional, la hostelería española volvió a superar el año pasado los 300.000 establecimientos (314.311 registrados), los cuales emplearon a 1,7 millones de trabajadores. Este sector cerró el año con una facturación de 123.612 millones de euros, lo que representa un 6,2% del PIB nacional. “A pesar de nuestro continuo crecimiento seguimos por debajo de la media nacional, lo que nos indica que todavía tenemos mucho camino por recorrer para equipararnos a otras regiones”, indica el presidente de HOSTEMUR.