Demanda exenciones de impuestos en 2020 y bonificaciones en 2021, y adelante la
posibilidad de tener “una hostelería muerta” si persiste el abandono municipal

 

“Ha llegado la hora de que el Ayuntamiento de Murcia se moje y que de verdad se vuelque con los hosteleros, que somos el alma y un importante motor económico de esta ciudad”. Éstas son palabras del presidente de la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo (HOSTEMUR), Jesús Jiménez, que se queja de que el Consistorio murciano a fecha de hoy –“con un mes con la persiana bajada y las semanas que todavía nos quedan”– no haya tomado medidas que realmente sean de ayuda para el sector. “Ha establecido moratorias de pago en impuestos municipales, pero el alcalde Ballesta debe tener claro que con tanto tiempo sin poder ejercer nuestra actividad y sin generar un euro es imposible afrontar unos impuestos por mucho que nos los aplacen”, reprochan desde la patronal. 

Y es que el sector de la capital se mira en sus homólogos de Archena, donde el Ayuntamiento ha decretado para todo 2020 la supresión de impuestos como los de basuras, aguas, terrazas… “Pero en Murcia, donde se concentra gran parte de la oferta hostelera regional, solo se han otorgado aplazamientos y lo que realmente necesitamos son exenciones para este año y bonificaciones para el próximo, porque si no muchos empresarios se verán abocados al cierre”, se lamenta Jiménez, que revela que el sentir general en el sector es de desánimo, impotencia y desmoralización. 

Al borde de la ruina

La patronal, que aplaude las diferentes medidas municipales para otros sectores de la sociedad murciana, espera soluciones específicas más contundentes para el sector. “Muchos empresarios están al borde de la ruina, ahogándose. Y lo peor es que no se ve por ningún lado la mano del Ayuntamiento para ayudarles a salir a flote, solo para hundirlos un poco más”, advierte el presidente de HOSTEMUR. 

Un sector que lleva semanas negociando con relativo éxito para encontrar soluciones a sus pagos -alquileres, préstamos, proveedores…-, pero que se siente desamparado por el Ayuntamiento murciano. De hecho, Jiménez ya adelanta un panorama desolador en unos meses en la capital de la Región si persiste esta situación de abandono municipal: “vamos a tener una hostelería muerta e incapaz de levantar la persiana y de generar empleo y riqueza”.